domingo, 9 de julio de 2017

Tallin, Estonia

Crucero Capitales Balticas, dia 6

Pude visitar esta ciudad en febrero de 2001 y guardaba un grato recuerdo de calles casi desiertas, bonitos rincones y gente amigable que les extrañaba ver un turista y te preguntaban por la calle de donde eras y cuando decías de España, alucinaban. Cuando en España , pocos podían situar Estonia en el mapa.

Años después, la ciudad es la misma con la cara un poco mas limpia, pero que se ahoga en las avalanchas de turistas. Imposible andar por las calles o entrar en una iglesia.

5 cruceros en el puerto a la vez para una ciudad tan pequeña es imposible de digerir.

Desembarcamos del barco temprano para llegar pronto a los miradores, pero no sirvió de nada.




Repetir esta foto de 2001 es imposible. Ahora empujas , buscas el hueco y disparas a bocajarro y si tienes suerte la foto no sale movida.



Recuerdo haber entrado en la catedral ortodoxa en 2001, en plena misa con las mujeres tapadas con su pañuelo. Ahora unos chinos empujan para entrar y otros chinos empujan para salir.

Paseamos haciendo hora para ver el museo medieval de la torre. Entramos los primeros y esta bastante bien.







Seguimos pasea hacia el centro. Subimos a la torre del ayuntamiento y comemos algo en el restaurante medieval Holde Hansa.






Entramos en una atracción que cuentan de forma teatralizada cuentos y leyendas de Tallin en ingles. Parece interesante pero al final fue una perdida de tiempo y dinero que me quito tiempo de mi siguiente objetivo.

El museo naval sito a las afueras , en el hangar de hidroaviones. Nos costo llegar 25 minutos andando.

Impresionante museo naval, con muchos barcos históricos que se pueden visitar en el exterior , pero que no nos dio tiempo. En el interior la pieza estrella es el submarino  Lembit, de fabricación inglesa, ha estado en activo desde 1936 a 2011. Osea el submarino que mas tiempo a estado en activo del mundo.










Se acerca la hora de regreso al barco y estamos cansados, así que como hay taxis en la puerta del museo decido coger uno.

Tallin me encanta y espero volver, pero cuando no haya cruceros en el puerto. 

Y la pregunta es ¿Pueden el turismo de cruceros ahogarse en su propio éxito? ¿Ciudades como Tallin pueden soportar esta presión durante mucho tiempo? ¿Pasara como en Venecia , que los habitantes huyen de la ciudad y solo quedan las tiendas de suvenirs baratos?



Mañana Estocolmo











2 comentarios:

  1. Pasamos el dia de Tallin juntos con Gustavo y Blanca. efectivamente si visitais Tallin aseguraros que NO coincidis a la vez con 5 cruceros... seguramente hay dias de la semana muy tranquilos donde es un placer pasearse por Tallin, el ayuntamiento no debería permitir que se junten 5 cruceros en una ciudad tan pequeña tanto por la calidad de la experiencia turística como por los negocios de sus habitantes saturados y colapsados. deberían tener un cupo de cruceros para que se repartan las visitas a lo largo de toda la semana

    ResponderEliminar
  2. Buenísima recomendación la de comer en el restaurante medieval Holde Hansa, muy bien decorado ambientado y con comida tradicional !! nos gustó mucho la experiencia!!

    ResponderEliminar