viernes, 7 de julio de 2017

Flyvapenmuseum, Linköping, Suecia

Museo de la fuerza aerea sueca.

Se encuentra en la ciudad de Linköping, en una base aérea en activo.

¿Como llegar?

No dudéis en coger un tren rápido hasta  Linköping, (Direccion Malmo). La ida y vuelta serán unos 100 e.
Si cometéis el error , como yo, de coger un regional (Unos 50 e), perderéis el día en transbordos. En algunas estaciones no habrá nadie que os ayude pues esta todo automatizado.
El sistema de transporte publico en Suecia es muy puntual , rapido y limpio, pero muy caótico para los que no hablamos sueco.

Tarde casi 5 horas en llegar desde Estocolmo y casi otras 5 en regresar.

Mi ruta; Estocolmo, estacion central, bus a Södertälje, transbordo tren a Linköping - a la vuelta de Linköping tren a Katrineholm via Norrkoping, transbordo a otro tren a Södertälje, y bus a Estocolmo.

Los niños no pagan billete.

Una vez en Linköping, el bus num 13 (Ojo hay dos 13, preguntad al conductor). La parada esta en la puerta del museo. El tiket se compra en unas oficinas en la misma estación de tren. Comprad la ida y la vuelta ya que el conductor no os venderá el billete y en el museo no hay donde comprar billete.

Una vez llegas al museo se te pasan todos los males.


El museo

Se escucha el rugir de aviones aunque no los puedas ver. Es una base aérea en activo.
Entras en un gran hall  cubierto de maquetas de aviones a gran escala.

Gratis

Justo detrás de la taquilla hay una gran tienda bien surtida de maquetas, libros y demás parafernalia para amantes de los aviones. También venden algo de militaría como camisetas, mochilas o toallas del ejercito sueco.

Visita al baño y a la consigna para dejar la mochila y empezamos.

1- A la derecha, sótano

Encontramos los restos de un DC-3 sueco que fue derribado por un Mig-15 soviético en 1952, mientras participaba en la búsqueda de un Catalina también derribado por los soviéticos.. Han rescatado los restos del avión, y de los tripulantes. Muestran el proceso, cuentan la historia de lo que sucedió y todo lo que rescataron en vitrinas. Como era la situación política esos días y como hicieron los análisis de ADN a los tripulantes. 

Mas información del incidente
https://es.wikipedia.org/wiki/Incidente_Catalina








2-Subimos a la planta principal y tenemos como un hilo conductor, como va evolucionando la guerra fría y la industria sueca de aviación.
Vemos un catalina, un Spitfire y un Mig 15 y ya pasamos a los productos suecos como Tunnan, Lansen, Viggen, Draken .







Y  algunos helicópteros a los que les sienta de lujo el camuflaje astillado sueco.



3- En la parte izquierda del museo, la aviación histórica con verdaderas joyas. Desde hidroaviones que solo hemos visto en libros o documentales como Machi italianos, a productos suecos raros y piezas únicas como el bombardero aleman Ju-86 , modelo que también voló en nuestra guerra civil. Una gozada para los sentidos. Pudiendo casi tocarlos pues andas entre ellos.
Vemos al padre del Texan, o el unico avion sin colores suecos, el Gladiator con esquies de Finlandia.











Y como en todos los museos de norte de Europa una gran zona para que los niños se entretengan.


Descanso y reposición de fuerzas en la cafetería del museo con unos bocadillos suecos. Haceros a la idea que un bocata son de 5 a 8 euros lo mínimo , con mucho verde y poca carne, pero están buenos.

Ultimas fotos a la salida.






Y directos a la estación temiendo como así fue que la vuelta seria larga.

Al día siguiente ya regresábamos a España, pero nos daría tiempo a ver el museo del ejercito de Estocolmo y la casa palacio Hawlliska

http://astilcascos.blogspot.com.es/2017/07/museo-del-ejercito-estocolmo.html
















No hay comentarios:

Publicar un comentario